Fiebre de sudor por la noche. ¿Estaré bailando como Travolta mientras duermo?

DESTRUCTOR DE DUDAS

Fiebre de sudor por la noche. ¿Estaré bailando como Travolta mientras duermo?

oldSpice-notas-gde-2[1]-hero
Compartir
Recomendado 0 veces|

ah- ah- ah -ah -ah
staying alive, staying alive…
Mientras te pones los pantalones Oxford para demostrar que eres un hombre hombre en la pista de baile vamos a charlar acerca de la transpiración nocturna, que no tiene nada de glamour ni de ritmo disco.
Sudar mucho en la noche es algo que tiene solución, vas a poder volver a dormir tranquilo y si quieres tener algún sueño alto en temperatura, eso ya no podemos controlarlo nosotros.
Lo que sí podemos controlar es tu transpiración, pero primero, lo primero que todo hombre hombre debe saber (?): entender por qué transpira.

La razón principal por la que transpiras es para refrescar tu cuerpo. Cuando tu cuerpo se sobrecalienta, tu piel y sus termoreceptores corporales centrales detectan un cambio en la temperatura y responden a él enviando una señal al hipotálamo (digamos que sería una hipo-parte de tu cerebro). El hipotálamo actúa como un termostato corporal y detiene el proceso que eleva la temperatura, o sea: hace que sudes.
Y como en tus axilas hay muchas glándulas sudoríparas… ya sabes lo que ocurre bajo tus brazos.


Ahora, volvamos a la comodidad de tu cama y el mundo de los sueños en donde eres experto en artes marciales y acabas de pescar una trucha de 8 kilos con tus propias manos;

si estuviste activo durante el día, tus glándulas sudoríparas pueden haber quedado a
ctivas y seguir reaccionando durante la noche.
Y aquí es donde entra nuestra publicidad (porque después de todo, lo que queremos es que uses Old Spice), los Antitranspirantes ayudan a controlar la humedad, el olor y desaceleran el flujo de transpiración hacia la superficie de tu piel.
En resumen: no tienes que cambiar las sábanas en la mañana y puedes levantar tus brazos para bailar en la disco de los sueños todas las noches. Pídete un trago, la noche recién empieza.

Artículos recomendados